Estos últimos dos meses han sido de cumplir caprichos a lo estúpido, entre cosas para mí, mis papás y mis amigos.
No es que tenga tanto dinero, de hecho no tengo, y quizá me he excedido un poco en gastos sin saber si me pagarán pronto (no me pagan quincenalmente), pero creo que me lo merezco después de soportar tantos abusos y a tanta gente pendeja en el trabajo.

En fin, después de algunos… ¿Años?.. ¡Al fin! se me hizo realidad el poder tener una tableta nueva.
No, no es la dichosa Cintiq, puesto que esto está realmente fuera de mis límites, pero si me conseguí algo modernoso y de marca Wacom, que a mi personal opinión es lo mejor del mercado y merece la pena el gasto.

¡Tengo al fin una Wacom Intuos4, y está genial!
Cuando me la trajeron el de la paquetería casi me tumba la puerta. pero bueno, ya tengo al fin la tableta y ya la estoy estrenando.

Plushie Alex y la tableta recién desempacada

A comparación de mi vieja Graphire2, la cuál aun funciona pero no tan genial como en el pasado, esta Intuos4 tiene realmente mejor calidad de precisión en el trazado. Siento más libre mi mano al trazar, y con los botones esos locos que tiene a los lados, me da más libertad también sobre el lienzo, aunque hay cosas que aún no le muevo.
Según estaba viendo se pueden personalizar los botones, pero aún estoy descubriendo opciones.

Quizá ponga una especie de “review” de mi juguete nuevo una vez que me haya familiarizado más con él.
Lo que sí es que ahora no tengo otro pretexto (que no sea trabajo, bloqueos mentales o RO) para no poder terminar pendientes.
Esta nueva adquisición me ha emocionado y me gusta trabajar con ello, así que es probable una oleada de dibujos nuevos, que de hecho ahorita estoy coloreando uno de prueba.

Más novedades coming soon.
Sirve de que mis expresiones mejoran, apenas dormí 2 horas y no coordino, y además así no puedo configurar nada, tengo manos de estómago, qué le vamos a hacer.