Después de un buen rato de no postear nada y tener muchas cosas apiladas y sin mucho futuro de ser terminadas próximamente, decidí hacer acto de aparición para platicarles a ustedes, mis escasos lectores, acerca de un juego con el que me he enviciado en éstos días.
No jugaba nada desde Castlevania: Lords of Shadow 2 y no muy recientemente me encontré con la noticia de que al fin, Angry Birds Epic estaba disponible.
Éste juego ya tiene un buen rato que salió, creo que por ahí de marzo, pero se tardaron en liberarlo y la verdad es que sí lo estaba esperando, porque ya saben que soy bien “fans” de éstos pajaritos y hasta de los cerditos.
Desde que tuve acceso a un smartphone, el primer juego que le instalé fué, obviamente Angry Birds. Los diseños están súper lindos, el juego está divertido para matar el tiempo y tiene un grado de complejidad aceptable, e incluso hay niveles bastante frustrantes.
Pero a pesar de los montones de versiones que empezaron a salir, como Star Wars, Río y Space (de las cuales me gustó más Star Wars), llegó el momento en el que se volvió un poco monótono para mí y decidí dejarlos descansar, además de que todo está lleno de publicidad, y a pesar de que compré el juego me siguieron apareciendo anuncios.

Total que, cuando vi lo de los pájaros épicos me emocioné mucho. Vería a los adorables pajaritos y a los rechonchos cerditos en un juego tipo RPG como los de mis tiempos y cuando al fin pude ponerle mis manotas encima al juego, quedé encantada.

Angry Birds Epic Sí, es un juego “pesado” para un device pequeño, y tiene mucho qué apreciar gráficamente hablando, ya que cada sprite tiene lo suyo y los mapas y escenarios son bastante bonitos, por lo que personalmente recomiendo jugar en una tablet (o iPad si son ricos (?)).
La historia se lleva a cabo en la isla de los puerquitos, donde los pájaros lucharán para recuperar los huevos que les han robado.

El juego en general es bastante ameno, su interfaz es amigable, sobre todo cuando se piensa que los usuarios sean niños. La publicidad es poca, cosa que para mí es muy conveniente. Cuando ves publicidad regularmente es para ofrecerte cosas como vida extra para combates, pociones gratis o tiradas para el cerdito mecánico.

Angry Birds Epic

Tiene todo elemento básico de un RPG por turnos, como los viejos Final Fantasy que tanto me gustaban. Está muy cómico, desde la forma en que se atacan y reaccionan, hasta los efectos de sonido.
Hay somberos chistosos, bueno, en sí cada sombrero (soy fan de los hats desde Ragnarok Online) tiene su finalidad específica, o sea, cambiar la clase del pájaro, o más bien, darle una variante a cada uno. Los que sean más experimentados en juegos de éste tipo van a familiarizarse de volada con ellos.

Angry Birds Epic

Aquí nos vamos a encontrar con los jobs básicos de casi todo RPG: Red (el -duh!- rojo) vendría siendo un Knight (caballero), Chuck (el amarillo) un Mage/Wizard (mago), Matilda (la blanca) una White Mage/Priest (maga blanca o curandera), Bomb (el negro) un Fighter/Berseker (¿luchador?) y Jim, Jake y Jay alias “The Blues” (los azules) podrían ser considerados como Archers (arqueros).
Ya dependiendo del hat que les vaya uno equipando es lo que van haciendo. Por ejemplo, Red puede ser un caballero común, un Samurai o un Paladín; los Blues, a mi parecer son los más versátiles, pueden ser espías, arqueros y hasta maguitos.

Angry Birds Epic

Otra cosa que también me gustó es que todos los pájaros tienen un ataque especial (como los Limit Break de Final Fantasy (mi vieja obsesión, I know)). Con cada ataque se llena una barra de chile, y una vez completa le puedes dar ése chile a cualquiera de ellos para que ataquen a los puerquitos con su poder especial.

Sus armas son variadas y bastante chistosas; puedes encontrarte desde un palo con una esponja pegada en la punta, hasta arpas con decoraciones elegantes. Dichas armas puedes conseguirlas por medio de forja con un yunque mágico que te dan al principio y unos scrolls donde viene qué se necesita para hacerlas, o usando el cerdito mecánico dorado, que es como una maquinita tragamonedas en forma de pig. También hay scrolls con recetas para preparar pociones y comida en un caldero mágico.

Angry Birds Epic

Casi toda pelea tiene una estrategia, y sólo puedes llevar a tres de los cinco pájaros a la batalla. Hay peleas muy sencillas pero hay muchas que se ponen difíciles y enemigos MUY molestos. Cada que ganas, te van dando experiencia para todos tus pájaros y van subiendo todos de nivel, y también con cada pelea van juntando dinero (oincs) para comprar scrolls y recetas para pociones, entre otras cosas.
Al final de cada batalla sale una ruleta donde, dependiendo de cómo te haya ido, puedes ganar de una a tres estrellas (como en los juegos de Angry Birds habituales). Entre más estrellas saques, más posibilidades hay de que la ruleta te de materias primas para pociones y forja.

Y otra de las cosas que, al menos a mí personalmente me gusta, es que no requieres de millones de amigos para hacer algo. Hay algunos dungeons especiales y puertas que te piden “tomar prestado el pájaro de un amigo” (wat) para pasar, pero no es estrictamente necesario ya que puedes abrir las puertas pagando monedas que puedes ganar en el juego y si no tienes amigos, el puerquito dueño de la tienda (Don Torrezno) te puede acompañar en esas batallas.

Angry Birds Epic

Hay mucho. mucho más qué les podría platicar acerca de éste jueguito que la verdad, superó mis expectativas para un juego de móviles, los cuales últimamente están ganando MUCHO terreno en la industria; pero me aventaría toda una biblia. Pero en sí, es un juego muy completo, está lleno de sorpresas, curiosidades y retos, está muy entretenido y definitivamente lo recomiendo a los nostálgicos de los RPG old school (como yo (?)) y que carezcan de tiempo qué dedicarle a un juego y que tengan un dispositivo móvil. Está disponible para Android, iOS y Windows Phone… Y lo mejor… ¡Es GRATIS! 😀