Whatever... Y efectivamente, ha pasado un año más, sin pena ni gloria, tanto que ni siquiera me tomé la molestia de poner ésto el día que era como en años anteriores.

No pasó nada relevante. Cada año de hecho, se vuelve menos relevante, a no ser porque mis papás, Kiara Leonhart, Sun Jayc, Jessie Ariem, Gise Chan, y otra persona muy especial para mí; decidieron recordarme ésta fecha. Y les agradezco que todavía se acuerden de mí <3
Igualmente gracias a los que me contactaron después de, como Blue Valkyrie, Alfa y Érika.
Sepan que los aprecio mucho y realmente les agradezco que todavía se acuerden de la amargada de yo 🙂

Y bueno, pues lo que aconteció a grandes rasgos…
No dibujé nada, ni siquiera zorritos.
No compré nada de lo que tenía planeado, nisiquiera pizza.
No hice nada porque estuve trabajando todo el día y en casa hubo visitas familiares.
Estuve escuchando música todo el día en el trabajo, se me rompieron los audífonos y de regreso a casa pues, no podía escuchar música porque había visitas y mis audífonos caseros estaban descargados y tardan mucho en llenarse.
En sí en lo que concreta a festejar o haber hecho algo extraordinario, pues no, nada.

Y bueno… Cada año le doy menos importancia a ésta fecha, me da igual, es como un día cualquiera por lo que tal vez no entiendo por qué a mucha gente se le hace algo tan especial.
O que la gente no entiende tampoco que para mí no es nada especial. Y de algo de eso ya había hablado yo en un post anterior.
No sé qué tiene de especial sobrevivir un año más en éste mundo horrendo que en vez de mejorar, empeora. Muchos dicen que ya es una ganancia seguir vivos, pero yo pienso que es un día más de tortura existencial, y que si el infierno es real, ya estamos en él.

En fin, en resumen, la forever alone de yo estuvo viendo películas el resto de la tarde después del trabajo. Ví “Valiente“, “Drácula (1931)” y “León el profesional“; con un frappuccino y un pastel miniatura Oreo (que obvio no duraron para todas las películas), acompañada de mi lobito de peluche “Toñito“…
Tal vez parezca triste la anécdota, y sí, tal vez lo sea, pero bueno, así soy yo… De triste, insípida y apática.

Cake and coffee Toñito el lobito